Todo lo que debes saber sobre la “crisis” y el brote de crecimiento de los 3 meses de tu bebé

Si estás atravesando la etapa de la lactancia y te encuentras con desafíos que te sacuden, ¡no te preocupes! Es probable que te estés enfrentando a lo que comúnmente se conoce como la “crisis de los 3 meses” con tu pequeño. Es una fase en la que tu bebé puede volverse más demandante, inquieto e impredecible durante las tomas. Pero, ¡no temas! En Baby Dreams te brindamos algunas herramientas súper útiles que te ayudarán a llevar este momento. 

🤔Pero primero…¿Qué es la crisis de lactancia de los 3 meses?

Esto se manifiesta cuando tu bebé empieza a realizar tomas más cortas de lo habitual, se distrae fácilmente con cualquier estímulo, o se muestra más irritable durante las alimentaciones. 

Esto puede deberse a que su capacidad para succionar se ha fortalecido, permitiéndole vaciar el pecho en menos tiempo. Además, su desarrollo auditivo y visual se encuentra en pleno auge, lo que lo hace más sensible a los estímulos del entorno. Si a esto le sumamos que tus pechos están más blandos debido a la producción de leche bajo demanda, la situación puede volverse mucho más desafiante y agotadora para ti.

⏳Duración y Falsas Crisis:

Esta fase puede prolongarse hasta 3 o 4 semanas, siendo crucial mantener la calma y alimentar a tu bebé según sus necesidades. Es normal que surjan dudas y temores, pero confía en tu instinto maternal. Además, es importante tener en cuenta las “falsas crisis”, como los despertares nocturnos frecuentes, que forman parte del desarrollo fisiológico normal de tu bebé.

🆘Algunos signos o síntomas que se presentan en estos momentos en tu bebé para que lo reconozcas fácilmente: 

  • 👉🏼 El bebé ya no pide pecho tan a menudo como solía solicitar por falta hambre o por distracción por estímulos externos, siendo el sueño el único momento en el que logra mamar de forma constante.
  • 👉🏼 El niño que antes se mostraba encantado de pasar largo rato prendido al pecho hace ahora tomas de escasos minutos.
  • 👉🏼 Uno de los síntomas en la madre es la sensación de pechos blandos por insuficiencia de leche.

🤩¡Ahora sí! Los consejos para superar esta etapa con éxito:

  • 👉🏼Permítele a tu bebé que tome pecho tanto como desee, sin forzarlo.
  • 👉🏼Mantén la paciencia y evita transmitirle estrés al bebé.
  • 👉🏼Un truco es darle el pecho en penumbra y en silencio, evitando los estímulos externos y fomentando la toma tranquila.
  • 👉🏼No debes esperar a que tu bebé llore para darle el pecho, pues es posible que para entonces su ansiedad se traduzca en desesperación.
  • 👉🏼Crea un ambiente tranquilo y sin distracciones durante las tomas.
  • 👉🏼Nunca dudes de tu capacidad para amamantar. ¡Eres fuerte y capaz!
  •  

Recuerda que esto es una experiencia y un desafío que traerá grandes aprendizajes para ti y fortalecerán los lazos. Con información y paciencia, podrás superarla con éxito.

¡Ánimo, mamá! Estás haciendo un trabajo maravilloso.
Con cariño, Baby Dreams.

 

3 pasos para un destete exitoso y respetuoso para ti y tu bebé

Miles de preguntas se nos atraviesan cuando llega la hora de destetar a nuestro bebé. Por eso es esencial comprender cuándo y cómo iniciar este proceso de transición para que se convierta en una linda experiencia para ambos. Los profesionales recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses, seguida de la introducción de alimentos complementarios junto con la leche materna hasta los dos años o más.

Aquí te contamos algunos pasos clave para que esto sea un proceso progresivo, organizado y asertivo.

Puntos importantes que debes tener en cuenta:
● NO hay edad específica para llevar a cabo el destete. En la mayoría de casos, es alrededor del primer año de vida, aunque esto puede ocurrir antes o después.
● Este proceso puede durar días, semanas o incluso meses, esto dependerá de ambos.
Ahora sí los pasos:
1. Reconoce las señales de preparación:
Es fundamental estar atento a las señales que indican que tu bebé está listo para comenzar con alimentos sólidos. ¿Puede sentarse por sí solo? ¿Mantiene la cabeza erguida? ¿Demuestra interés en la comida? Estos son indicadores importantes de su desarrollo físico y cognitivo que sugieren que está listo para aventurarse más allá de la leche materna.

2. Adopta un enfoque gradual:
El destete debe ser un proceso gradual tanto para la madre como para el bebé. Reducir una sesión de alimentación por semana es una estrategia efectiva. Esto permite que ambos se adapten emocionalmente al cambio y evita la congestión mamaria y el malestar, como la mastitis. Si decides seguir amamantando, extraer leche mantendrá tu producción. Además, considera comenzar eliminando la alimentación del mediodía, ya que suele ser la menos abundante y más incómoda, especialmente para las madres que trabajan. Puedes reemplazar esta toma por papillas, cuando veas que se ha acostumbrado, comienza a hacerlo en otro momento y así poco a poco irás sustituyendo las sesiones de lactancia materna.
Recuerda la importancia de hacerlo gradual, si lo cortas de repente, puede tener repercusiones emocionales en tu pequeño.

3. Valida las emociones y acompáñalo:
Si sientes preocupación acerca de que la conexión con tu pequeño/a pueda deteriorarse o debilitarse durante el proceso de destete, es crucial que reserves tiempo para pasar con él, ofreciéndole atención y mucho cariño. De esta manera, podrás establecer otros lazos emocionales además de la lactancia. También es fundamental reconocer y validar sus emociones, como la frustración que pueda experimentar al no poder satisfacer sus deseos. Comunicarte con frases como “entiendo que estés buscando mi pecho, pero en este momento no puedo dártelo, lo siento” puede ayudarle a comprender y aceptar el cambio poco a poco.
Es importante comprender que algunos bebés desarrollan hábitos reconfortantes, como chuparse el dedo o aferrarse a un peluche, como una manera de consolarse y adaptarse a los cambios emocionales que implica el destete. Es fundamental permitirles estas formas de consuelo y no negárselos o invalidar sus emociones.
Otro punto a tener en cuenta:
Procura no darle todo lo que pida siempre. Ármate de mucha paciencia, pues es un proceso que requiere tiempo y calma. No te afanes y ve poco a poco, según las necesidades de ambos. Si te sientes ansiosa, el proceso será más difícil de completar. Por eso es mejor que respires ante los momentos que te reten más.
Implementar estos consejos puede hacer que el proceso sea menos traumático para ambos. ¡Confía en ti misma y en tu bebé mientras navegan juntos esta nueva etapa!

Todo lo que debes saber sobre el puerperio

Luego del nacimiento del bebé, inicia un nuevo periodo conocido como puerperio durante el que el organismo de una mujer pasa por diferentes transformaciones para recuperarse del estrés físico de parto y encuentra una nueva normalidad.

Durante esta etapa, muchas mamás pueden sentirse desorientadas o experimentar cambios físicos y/o de estado de ánimo. Lo importante es entender que esto será solamente durante los primeros días de adopción entre ella y el recién nacido, en los que este comienza a reconocer la voz de su madre, lo cual le producirá una sensación de bienestar.

Es importante saber que el puerperio suele durar entre seis y ocho semanas, es decir alrededor de 40 días en los que existe una serie de altibajos a nivel hormonal.

Fases del puerperio

  • Puerperio inmediato

Comprende las primeras 24 horas luego del parto. En este espacio es sumamente importante vigilar los factores que puedan generar un riesgo de hemorragia.

  • Puerperio mediato

Este es el tiempo en el que una mujer está ingresada en la sala de maternidad. Si no hay incidentes y el parto es natural durará unas 48 horas, en caso de cesárea, se extenderá alrededor de 5 a 10 días.

  • Puerperio alejado

Es el que se extiende durante un espacio de hasta 40 días luego del parto.

  • Puerperio tardío

Considerado por algunos especialistas como aquel que no tiene una duración precisa pero que, como mínimo, se extenderá durante 45 días mientras aparece la primera menstruación luego del parto.

¿A qué señales debes ponerle atención?

En las diferentes etapas del puerperio, las mujeres suelen experimentar los siguientes síntomas, los cuales son característicos pero a los que hay que poner especial atención. Y, si notas algún comportamiento anormal, debes acudir a tu médico.

  • Contracciones del útero

En la etapa de lactancia, la madre puede sentir contracciones o dolores similares a los del periodo menstrual que son conocidos como entuertos, los cuales pueden durar entre 4 o 5 días.

En este espacio puede verse afectado el tránsito intestinal, por lo que se recomienda una dieta rica en fibra para evitar el estreñimiento.

  • Hinchazón en las piernas

Es normal que, en los días posteriores al parto, en las piernas de la madre aparezcan edemas o que presenten hinchazón, pero esto no debe ser un motivo de alarma, ya que suele desaparecer en las primeras dos semanas.

Junto con esto, el cuerpo puede provocar aumento en la sudoración y la necesidad de orinar, los cuales son signos característicos del puerperio ya que el cuerpo necesita evacuar los fluidos del cuerpo.

  • Cambios en el estado de ánimo

Para muchas madres, la etapa del embarazo y del parto viene acompañada por periodos de ansiedad, tristeza o miedo y es común que al volver a casa pase por momentos de fragilidad o desorientación, los cuales suelen ser transitorios y debidos a los cambios hormonales.

Es importante que la madre tenga espacios importantes de descanso luego del parto y recordar que el/la bebé despertará cada 3-4 horas para comer, por lo que se deben aprovechar estos lapsos mientras duerme.

¿Cuándo acudir al médico?

Es sumamente importante estar atentos a las fechas de los controles médicos recomendados luego del parto para así asegurar la salud de la madre y del bebé. La primera consulta, generalmente, se da en las primeras dos semanas posteriores al parto y la segunda alrededor de los 40 días.

Si durante este espacio se detecta algún síntoma que requiera atención, se debe consultar lo antes posible con el médico.

Cuida la visión de tu bebé en Navidad

En esta temporada de fin de año y de fiestas navideñas, los más pequeños de la casa son los más consentidos, con apenas meses, nuestros bebés disfrutan de todo lo que conlleva esta época, pero también son a quienes debemos cuidar con más atención para evitar cualquier clase de accidente y estar pendientes principalmente de su visión, que es una parte que se encuentra en pleno desarrollo.

Por eso te compartimos aquí una serie de recomendaciones para que sepas cuál es la mejor forma de cuidar la visión de tus pequeños durante esta etapa.

Iluminación y conexiones

  • Sin duda, las luces son una parte fundamental de la decoración navideña, sin importar si están colocadas en el árbol, guirnaldas, pasamanos de escaleras u otra parte, sus colores y brillo son objeto de la atención de los bebés, y por eso es importante que principalmente en sus primeros seis meses, la iluminación que proporcionen sea tenue para no exponerlos a un estímulo muy fuerte para sus ojos. Esto también aplica a las luces que usas en casa, las cuales es recomendable que no tengan un brillo en exceso.
  • También es importante que las luces estén colocadas de forma adecuada, es decir, lejos del alcance de los bebés ya que estos podrían, no solo verlas demasiado cerca, sino también tocarlas con sus manos y sufrir de quemaduras.

Los juguetes

  • Es sumamente importante que revises que los juguetes que reciban o que les compres sean los adecuados para su rango de edad, evitando poner a su alcance piezas pequeñas o elementos que puedan llegar a afectarlo.
  • En el caso de su vista, lo recomendable es que si tu bebé está en sus primeros tres años, los juguetes tengan colores llamativos, para que llamen su atención y los ayude a desarrollar su agudeza.
  • Conforme el paso del tiempo, y su visión binocular y cromática empiece a estabilizarse podremos proporcionarles juguetes que les ayuden con el desarrollo de su coordinación ojo-mano, tales como pelotas de colores, cubos u otros con formas geométricas.
  • Es más o menos a los seis meses que los bebés comienzan a gatear y a ver en mejor forma su entorno, por lo que en esta etapa es recomendable, desarrollar su capacidad visual con el uso de libros táctiles con los que puedan estimular sus capacidades de enfoque y la percepción de los colores.
  • Evita darles a tus bebés juguetes que contengan partes afiladas o removibles que puedan salir disparadas hacia ellos, ya que aún no han desarrollado del todo su motricidad  y podrían causarles daño.
  • Al llegar a los tres años, cuando su visión se ha desarrollado por completo, será el momento para que puedas proporcionarle juegos de ingenio, rompecabezas y otros con los que estimulen su memoria visual y su percepción.

Presta mucha atención

Si notas que tu bebé posee algún problema para identificar los colores o tomar con sus manos un juguete es posible que no lo vea bien, y es sumamente clave que acudas pronto consultar con un oftalmólogo para descartar que esté desarrollando problemas visuales tales como la miopía, sequedad ocular, estrabismo o ambliopía.

La mayoría de estos padecimientos pueden ser corregidos si se detectan adecuadamente, sobre todo antes de que tu bebé cumpla sus primeros tres años.

 

¿Qué es el BLW?

El Baby-Led Weaning (BLW) que traducido al español significa “Destete Guiado por el Bebé”, consiste en ofrecerle al bebé una alimentación complementaria, la cual le permite salir de la etapa de lactancia y comenzar a consumir por sí mismo nuevos alimentos de los cuales elige la clase y la cantidad.

¿Cuáles son los pasos para practicarlo?

  • El bebé se sienta a la mesa acompañado por su familia.
  • Se le ofrece la misma comida que se le sirve a los demás. Lo importante es hacerle pequeños trozos y con consistencia blanda.
  • En un principio se debe ofrecer estos trozos de comida con palitos, de tal forma que el bebé pueda agarrarlos con sus manos y llevarlos a su boca.
  • Cuando se inicia el BLW la lactancia materna se sigue solamente cuando el bebé lo solicita.

¿Cuándo se puede comenzar?

  • Cuando el bebé haya desarrollado su psicomotricidad y esta le permita manejar los elementos para llevarlos a su boca y tragarlos sin problema. Generalmente estos cambios pueden darse a partir de los seis meses.

¿Pueden practicarlo todos los bebés?

  • Si, siempre y cuando hayan nacido en la fecha prevista, tenido un buen peso y desarrollado normalmente sus habilidades psicométricas.

¿Qué ventajas tiene su práctica?

  • Favorece la alimentación al momento de sentir hambre y detenerla cuando llega la saciedad.
  • Ayuda a desarrollar las habilidades motoras más complejas.

Recomendaciones importantes:

  • Es importante proporcionarle a el/la bebé una ingesta de hierro por medio del consumo de carne cocida en tiras o picada, yema de huevo o tortas de lentejas.
  • Mantener al bebé sentado adecuadamente para evitar que se ahogue. Nunca debemos dejarlos sin supervisión.
  • No ofrecerles comidas como frutos secos, palomitas de maíz, uvas, trozos de manzana, zanahoria u otros que puedan quedarse trabados en su garganta.

Mesas sensoriales y sus ventajas para tu bebé

Una parte importante del aprendizaje en los niños es el juego ya que este pone en movimiento sus cinco sentidos. Desde temprana edad, los bebés perciben todo tipo de información para conocer el entorno que los rodea.

Las mesas sensoriales, que también son conocidas como mesas de experimentación, son algo más que una estación de juguetes y fácilmente se puede personalizar con materiales a nuestro alcance en casa. Estas consisten en una herramienta que le permite a los niños un entorno creativo con el que pueden interactuar con libertad y, al mismo tiempo, estimular sus sentidos.

Una parte muy importante es que el contenido de la mesa puede cambiar de acuerdo con el crecimiento de los niños y la forma en que varían sus intereses.

Hacerla es muy fácil, solo se colocan en una mesa recipientes con elementos líquidos, sólidos e intermedios para que los niños toquen, olfateen y jueguen con ellos probando todo tipo de acciones.

Es clave que la mesa esté ajustada a la altura del niño o niña, puede contar con una silla y moverse fácilmente en el interior de la casa o ubicarla en el patio o jardín.

¿Cuáles son sus ventajas?

  • Ayuda con la motricidad fina: Permite usar las manos y los dedos para tocar y jugar con objetos pequeños, además de manejar herramientas como palas, bastones, pelotas, entre otros.
  • Mejora las habilidades cognitivas: Al interactuar con los diferentes elementos presentes en la mesa permite que los niños cuenten, combinen y hagan tareas con estos.
  • Desarrolla las habilidades sociales: Incentivan compartir el juego con otros niños.
  • Fomenta la creatividad: Es un juego libre en el que no se requiere seguir instrucciones.
  • Construye la autoestima: Ayuda a que los niños, al contar con libertad total para experimentar, desarrollen la seguridad en sí mismos.
  • Fomenta la relajación: Al entrar en contacto con los materiales esto produce una sensación de paz y tranquilidad.

¿Qué materiales se pueden utilizar?

Como la idea de las mesas sensoriales es proporcionales a los niños información por medio de los sentidos, en ella se pueden utilizar diferentes objetos y materiales con los que ellos puedan tener contacto directo, como:

  • Agua mezclada con acuarelas
  • Hielo
  • Gelatina
  • Plastilina
  • Arena
  • Arroz
  • Pasta
  • Granos de frijol
  • Piedras
  • Confeti
  • Hojas o flores
  • Trozos de fruta
  • Hilo o lana
  • Hielo
  • Aserrín

 

La importancia del vínculo del amor

Aunque la familia perfecta no existe, sí está aquella en la que sus miembros cuidan, protegen, comprenden y se aceptan unos a otros, lo cual genera un crecimiento por medio del fortalecimiento de la identidad y crea un afecto que da la sensación de seguridad.

El amor en la familia constituye un impulso para la salud mental de todas las personas y genera la educación y valores que las identifican.

Todos somos parte de un legado familiar y de un núcleo social en el que se encuentran nuestras raíces para la construcción de una realidad propia frente a otras personas u otros aspectos de la vida, es decir, es aquello que define nuestro desarrollo humano.

Los vínculos de afecto son aquellos hilos que unen las buenas relaciones, principalmente dentro de la familia que necesita de ese amor para ser funcional y saludable.

Y es que el amor en la familia debe estar presente siempre sin importar su conformación para una correcta transmisión de valores, afectos, buen desarrollo emocional de los más pequeños y una atención a estos elementos para una convivencia saludable.

Sin duda, los elementos que le dan validez e importancia a este vínculo son:

  • Una buena comunicación
  • Crear un entorno en el que exista libertad para expresar emociones y manejar las mismas.
  • Establecimiento de límites para el aprendizaje de los derechos y obligaciones.
  • Resolución de conflictos basada en la educación y buenas relaciones sociales.
  • Una adecuada expresión del afecto entre sus miembros.

 

De esa forma, el amor dentro de la familia debe ser saludable y ser ese soporte para que sus miembros encuentren la seguridad que necesitan para crecer y tomar decisiones que saben que serán respetadas.

 

Es importante que dentro del núcleo familiar se entienda que más allá del bienestar económico está el emocional y que deben de incluirse estas condicionantes:

  • Comprensión: Para entender y tolerar los puntos de vista de los integrantes de la familia practicando la empatía en la construcción de lazos afectivos sólidos.
  • Aceptación: Que cada miembro de la familia se sienta querido, sin importar la diferencia de caracteres y de opiniones, es más que importante dentro del hogar.
  • Cuidado y protección: Amar es cuidar y existen pocos aspectos tan importantes como la seguridad de ser cuidados y protegidos por aquellos que nos rodean y corresponderles a los demás de esa misma forma.

Etapas de la lactancia materna

Alrededor de las primeras dos semanas, tu leche materna comienza a madurar, pero no lo estará por completo sino hasta que tu bebé tenga un mes de edad y será hasta aquí cuando su composición sea estable y pase por tantos cambios como en las primeras semanas.

Estas son las tres etapas por las que tu leche pasa por este proceso y se forma un vínculo único con tu bebé:

  • Calostro

Esta es la etapa inicial, la cual se produce durante el embarazo y continúa en los primeros días luego del parto. Consiste en una sustancia amarillenta y textura cremosa.

Posee una importante cantidad de proteínas, vitaminas y minerales, además de que es el medio de transporte de las inmunoglobulinas, es decir, los anticuerpos que protegen de enfermedades al bebé.

Cuatro o cinco días después del parto, el calostro pasa a la segunda etapa.

  • Leche de transición

En esta etapa la leche tiene una corta duración en el pecho de la madre (10-14 días) y contiene altos niveles de lactosa, grasa y vitaminas.

Durante este espacio, la madre puede sentir que sus pechos se “llenan”, lo cual se conoce como la “subida de leche”, lo cual puede provocar hinchazón, dolor y la sensación de más peso.

La etapa de transición ocurre, generalmente, luego de seis o siete días del parto y favorece a que el bebé recupere parte del peso que perdió en las primeras horas de nacido.

  1. Leche madura

Esta es la etapa final y se divide en dos tipos de leche madura: La del comienzo y la posterior.

En la del comienzo, es la leche que el bebé recibe al inicio de su etapa de alimentación y es rica en niveles de agua, proteínas y vitaminas.

En la posterior, la cual se produce al final, contiene gran cantidad de grasa, la cual se hace necesaria para que los bebés ganen peso.

Ambos tipos están compuestos por un 90 por ciento de grasa y un 10 de carbohidratos, grasas y proteínas que favorecen el desarrollo nutricional del bebé, además de hormonas que contribuyen a que controle su apetito y el procesamiento de la insulina.

 

El poder de la amistad en la infancia

Una parte esencial del desarrollo emocional y social de los niños es la amistad, la cual inicia en ese instante en el que buscan a un primer compañero de juegos, ya que con éste sienten que se divierten y experimentan la felicidad.

Aunque estas primeras interacciones se dan alrededor de los primeros tres años, es hasta los 5 o 6 cuando los niños conocen el concepto de un “mejor amigo” siendo conscientes de lo que esto representa al manejar valores complejos como la lealtad y el aprender a confiar en otras personas.

Junto con esto, desarrollan el respeto, la tolerancia y la empatía, es decir, los niños aprenden a aceptar y a tolerar las diferencias que puedan existir con sus amigos y también sufren cuando éstos la pasan mal y buscan la manera de apoyarse mutuamente a superar los momentos malos.

También aprenden a resolver conflictos como los que existen entre cualquier grupo de amigos, en los que se busca una solución conjunta y conociendo cuán importante es la importancia de la cooperación, además de aprender la negociación y hacer valer su opinión ante los demás.

Evolución de amistad entre infancia y adolescencia

Cuando son niños, estos eligen a sus amigos en la etapa de juego, basándose en experiencias positivas anteriores. A medida que crecen, los niños escogen a sus amistades teniendo en cuenta otras características como su personalidad o sus gustos.

Es de esta forma que todos tienden a relacionarse con otros niños que comparten sus mismas aficiones o tienen un carácter similar o que complementa el de ellos.

Es hasta que alcanzan un mayor grado de madurez que los niños dejan de cambiar con facilidad de amigos y, es posible, que experimenten enojarse con su “mejor amigo”, lo cual es completamente normal, ya que las conexiones se basan en los juegos, riñas y reconciliaciones, los cuales son parte de un proceso de aprendizaje.

Este “mejor amigo” se convierte en una pieza clave en el desarrollo del niño, ya que con él aprenderá cosas importantes como la protección mútua, el apoyo incondicional y a confiar o a guardar secretos, incluso experimenta las primeras decepciones cuando siente que el otro le ha fallado, el dolor ante una pelea o la tristeza profunda cuando la amistad termina.

En la adolescencia, la amistad se vuelve algo imprescindible, ya que los jóvenes pasan un largo tiempo junto con sus amigos, cuya opinión se vuelve algo realmente importante para ellos. En esta etapa, los jóvenes comienzan a darle forma a sus gustos y personalidad con base en sus amigos y es por ello la importancia de que estos tengan una influencia positiva y sana.

Las amistades de la infancia nos marcan para siempre, algunas prevalecen en la adolescencia y, en ocasiones, trascienden a la etapa adulta siendo pura y verdadera. Otras desaparecen con el tiempo, pero se recuerdan con un cariño especial.

Alimentos que influyen en el sabor de la leche materna

En un momento que es íntimo y único, la lactancia materna se convierte en un vínculo más allá entre madre e hijo, el cual establece conexiones que requieren atención para la primera, como la calidad nutricional y el sabor de la leche que produce.

Durante los primeros seis meses de vida del bebé, cuando se realiza la alimentación casi en forma exclusiva por medio de la lactancia, es importante cubrir las necesidades de la madre en cuanto a la cantidad de alimentos que consume junto con la calidad y la preparación de los mismos.

Es clave que la alimentación de la madre incluya alimentos que le aporten carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales, los cuales se obtienen del consumo de frutas, vegetales, lácteos, granos, semillas, cereales integrales, huevos, así como el consumo de carne de pollo, res, pescado y cerdo.

¿Qué evitar?

A su vez, los expertos recomiendan evitar el consumo de ajo, puerro, cebolla, apio, coliflor, espárragos, col de bruselas, picantes, curry o comidas con muchos condimentos, ya que pueden influir en el sabor de la leche.

Obviamente el cambio en el sabor de la leche no debe motivar que la madre deje de consumir estos alimentos, ya que la constante variación facilita su aceptación en el bebé, quien se familiariza con estos cuando comienza su alimentación complementaria luego de los seis meses.

Es importante que la madre no realice ningún tipo de dieta durante el periodo de lactancia, a menos de que requiera de una alimentación especial, la cual debe de estar bajo la supervisión de un nutricionista y su médico.

Para complementar la nutrición en este espacio, es importante también que la madre mantenga una constante ingesta de líquidos, principalmente agua de dos a tres litros al día, además de incluir frutas en trozos, licuadas con agua o batidos con leche o yogurt natural, y evitar añadirles azúcar o endulzantes.

También se recomienda

Que la madre consuma vegetales, crudos en ensalada, salteados, al horno o al vapor, usar condimentos naturales para sazonar, incluir grasas vegetales como las del aguacate, nueces, almendras, maníes, semillas de marañón o aceites como el de oliva extra virgen.

 

¿Por qué son importantes las mascotas en casa?

Son varios los beneficios que aportan mascotas como perros y gatos a nuestro hogar, y sobre todo a nuestros hijos. La compañía de un animal mejora la vida de toda persona, prolonga la longevidad, además de ayudar a preservar el equilibrio emocional y físico, hace más divertida la recreación, contribuye a disminuir el estrés y el índice de depresión.

Para los más pequeños de la casa, el rol es todavía más importante al contribuir al desarrollo social y educativo al hacerlos asumir responsabilidades y aprender valores como el respeto, a mejorar su integración con la familia y autoestima.

Junto con esto, los animales ayudan a desarrollar la capacidad de cuidar de alguien y los sentimientos de seguridad y competencia, los cuales son clave en el primer ciclo de la vida del niño en la construcción de su equilibrio emocional.

Los primeros conceptos que los niños asocian con la relación con su mascota son los de alimentar, jugar y cuidar de estas, los cuales constituyen los valores de responsabilidad.

Conforme los pequeños crecen pueden asumir otras tareas en el cuidado de sus mascotas como sacarlos de paseo, bañarlos, cepillarlos y, progresivamente, otras responsabilidades.

Desarrollo emocional y social saludables

Los adultos que, durante su niñez han tenido un animal de compañía aprenden y adaptan a sus vidas valores como empatía y compasión, los cuales son importantes para las buenas relaciones interpersonales. El contacto con las mascotas fomenta la alegría y a disminuir los miedos de forma que actúa como un estabilizador de conducta.

Los lazos afectivos con los animales contribuyen a reducir las sensaciones de miedo y tristeza, ya que el niño generalmente acude a su mascota para abrazarla en situaciones como esta. En otros casos, los pequeños asocian a su mascota como su compañero de juegos y actividades, incluso apartándolos de otras distracciones como los juegos de video, el uso de dispositivos móviles y otros que los apartan del mundo y de la interacción con otras personas.

En el inicio de la etapa escolar

La compañía de una mascota puede contribuir también a que los primeros días de escuela sean más amigables con los niños, quienes pueden olvidarse de la tristeza de separarse de sus padres o seres queridos, de lo pesada que pueda ser la jornada en las aulas, ya que al volver a casa les reciben con gran emoción y alegría, lo cual favorece a mejorar su estado de ánimo.

Como podrás darte cuenta, tener un perro, un gato u otra mascota es un gran aporte al desarrollo de nuestros hijos y familiares por lo que su presencia aporta múltiples beneficios en su etapa de crecimiento.

¿Qué alimentos refuerzan el sistema inmune de mi bebé?

¿Qué alimentos refuerzan el sistema inmune de mi bebé?

Si te preguntas qué alimentos pueden ayudar a fortalecer las defensas en tu bebé y a que se mantenga saludable, aquí te contaremos cuáles son y en qué forma puedes prepararlos para que tenga también una experiencia agradable a la hora de comer.

A medida que tu bebé crece y los cambios en el medio ambiente que le rodean, éste se expone a enfermedades, lo cual requiere que le ayudes a reforzar su sistema inmunológico y la forma más accesible es por medio de su dieta.

Toma nota de estas recomendaciones sobre, los que consideramos, son los mejores alimentos para lograr este propósito:

  • La inagotable fuente de vitamina “C”

Los resfriados y otras afecciones respiratorias son de lo más común en la etapa de crecimiento de tu bebé, por lo que el consumo de jugos de naranja, mandarina, limón, toronja, etc, o incluirlos en otras presentaciones, serán de gran ayuda para protegerlo.

  • Un poco de sazón

Aunque el sabor no sea del todo lo mejor para tu bebé, sí que puedes sazonar los alimentos de tu bebé con ajo, el cual ayuda a prevenir las infecciones, bacterias o contagios de diferentes clases de virus que se encuentren en el ambiente.

  • Pequeños trozos, grandes beneficios

Utilizando cuadros pequeños de cebolla en la preparación de los alimentos de tu bebé, puedes ayudar a que esté más protegido de padecimientos en las vías respiratorias como la laringitis o la bronquitis.

  • El sabor de la carne

Una buena fuente de hierro y proteína se encuentra en la carne roja. La importancia del consumo de estos radica en que son productores de hemoglobina, lo cual ayuda a prevenir la anemia y a que tu bebé padezca de agotamiento, palidez o debilidad.

  • Del mar a tu mesa

El consumo de carne de pescado y mariscos le aportará a tu bebé una buena cantidad de zinc, mineral que ayuda a la reproducción celular y a desarrollar una buena cicatrización. 

  • Conexión única

La lactancia materna, no solo crea un vínculo único entre la madre y el bebé, sino que también favorece, junto con el consumo de otros alimentos, en una fuente de anticuerpos que contribuirán con el desarrollo y el refuerzo de su sistema inmunológico.

No te olvides que es sumamente importante que, además de una adecuada alimentación, la cual puedes consultar con el pediatra, tu bebé esté debidamente hidratado para un adecuado funcionamiento de sus órganos.

 

¿Cómo crear confianza en tu bebé con nuevos alimentos?

¿Te has preguntado cuál es el mejor cereal para bebés o qué otro alimento está en el menú para su primera comida sólida? ¿Sabes cuándo es el mejor momento para dársela?

Es posible, que en este momento, tengas un plan o todavía tengas dudas al haber recibido información variada de parte de familiares, amigos o conocidos con opiniones diferentes una de la otra. Aquí te contaremos, las que consideramos, son las mejores recomendaciones y respondemos a preguntas frecuentes:

¿Cuándo puede comenzar a comer sólidos mi bebé?

Varía de acuerdo con cada niño/niña y el ritmo de su desarrollo, además de sus habilidades.

  • ¿Puede mi bebé mantener su cabeza levantada? 
    Para alimentarlo, el o la bebé debe ser capaz de sentarse en una silla alta o un asiento para un buen control y equilibrio de su cabeza.
  • ¿Tu bebé abre su boca cuando le acercas la comida?
    Ellos/ellas pueden estar listos si te miran comer, tratan de alcanzar su comida y parecen ansiosos de que los alimentes.
  • ¿Puede llevar la comida con una cuchara a su boca?
    Si le das una cuchara de cereal y el/la bebé la empuja para sacarla de su boca y le cae en el mentón, es posible que todavía no tenga la capacidad de llevarla al fondo de la boca para tragarla, lo cual es completamente normal. Recuerda que nunca antes había comido algo diferente a la leche materna o de fórmula, y que puede llevarle tiempo acostumbrarse. Puedes probar diluir la comida las primeras veces y luego, poco a poco, hacer más espesa la mezcla.
  • ¿Tiene edad suficiente?
    Lo normal es que, cuando los/las bebés llegan al doble del peso que tenían al nacer, o alrededor de las 13 libras, estén listos para los alimentos sólidos.

¿Cómo alimento a mi bebé?

Puedes comenzar con media cucharada o menos y habla con su bebé durante ese proceso, dile alguna frase como: “Mira mi amor, ¿qué es esto rico que vamos a comer?“. Es probable que no sepa qué hacer al principio, se confunda juegue con la comida en la boca o no la reciba.

Una forma de hacer que coma sólidos por primera vez es darle a tu bebé un poco de leche materna o de fórmula, luego dale media cucharada de comida y termine con más leche.

No te sorprendas si la mayoría de su comida termina en su cara, manos o el babero, esto, incluso puede ser divertido. Aumente poco a poco la cantidad de comida, empezando con una cuchara o dos para darle a tu bebé suficiente tiempo para aprender cómo tragar los sólidos.

Si tu bebé llora o voltea su cara cuando lo estás alimentando, no lo obligues a comer. Prueba a que sea amamantado o a darle el biberón durante un tiempo antes de probar nuevamente. Recuerda que empezar a comer sólidos es algo gradual y, al principio, tu bebé seguirá obteniendo la mayor cantidad de nutrientes de la leche materna o de fórmula.

Recuerda que los hábitos de una buena alimentación comienzan temprano y que es importante que tu bebé se acostumbre a esto:

  • Sentarse
  • Tomar sus alimentos con una cuchara
  • Descansar entre bocados
  • Detenerse cuando está satisfecho

Todas estas experiencias tempranas le ayudarán a tu bebé a aprender buenos hábitos de alimentación para toda su vida.

Recuerda ofrecerle a tu bebé una buena variedad de alimentos saludables y ricos en nutrientes y observa las señales para detectar de que comió suficiente para no sobrealimentarlo.

Si tienes preguntas sobre la nutrición de tu bebé, incluidas aquellas sobre por qué come muy poco y mucho, consulta a tu médico.

¿Por qué es importante el baño de sol en tu bebé?

Cuando te conviertes en mamá es muy importante tener en cuenta qué es lo mejor para tu bebé, por esta razón, queremos contarte acerca de los beneficios que tienen los baños de sol durante sus primeros meses de vida. Cuando tu pequeño comienza a crecer, es importante que empiece a interactuar con el exterior, pues así absorbe muchos nutrientes y vitaminas que se originan de los rayos del sol; por eso, es fundamental que incluyas esta práctica en una rutina diaria juntos. Acá te contamos algunos de los beneficios y cómo puedes empezar a realizar los baños de sol junto a él. 

Beneficios del baño de sol para tu bebé

El baño de sol en bebés aporta numerosos beneficios a su salud y aún más en los recién nacidos, pues con esta práctica ayudas a que su organismo se prepare para nivelar su temperatura, entre otras cosas. Algunos de los beneficios que destacamos de los baños de sol para tu pequeño son:

  • Previene el raquitismo: Ayuda a que los huesos de tu bebé se fortalezcan y no tenga problemas en el futuro.
  • Permite establecer el reloj biológico: Tu bebé desarrolla hábitos de sueño saludables.

  • Ayuda a la absorción de calcio: El baño de sol aporta grandes minerales por ser una buena fuente de vitamina D, entre estos la absorción de calcio.
  • Vitamina D: Cuando tu bebé está expuesto al sol, adquiere vitamina D, disminuyendo la probabilidad de sufrir fracturas y aportando a una buena formación de sus dientes.
  • Se produce mayor serotonina: Esta hormona permite que tu bebé esté más feliz y tranquilo, por lo que un baño de sol siempre los hará sentir más cómodos.

Consejos para el baño de sol en tu bebé 

La manera en que realizas el baño de sol a tu bebé es muy importante para que su cuerpo adquiera los beneficios y al mismo tiempo su piel esté libre de quemaduras en el momento de exponerlo a los rayos del sol. Algunas recomendaciones son:

  • Hacer los baños de sol en horas de la mañana: Es el momento donde la temperatura no es tan alta para afectar al bebé, es preferible hacerlo antes de las 10 de la mañana.
  • No realizar los baños de sol directamente: El sol no debe llegar a sus ojos, pues así previenes que tu bebé tenga problemas oculares futuros.
  • Vestirlo con ropa de algodón: No es recomendable que tu bebé reciba directamente los rayos de sol porque a esa edad no puedes aplicar productos para protegerlo de quemaduras.
  • Hacer los baños de sol en paseos al parque: Es una actividad que puedes hacer en las mañanas para tener una rutina y al mismo tiempo darle el baño de sol a tu bebé.
  • Debe estar acompañado de su mamá o papá: Esto permite que tu bebé se sienta cómodo y no sienta rechazo a esta actividad.
  • Los baños de sol deben ser preferiblemente cortos: Lo recomendable es que no excedan los 15 minutos. 

Fuente: babyfresh.co

 

Enseña a tu hijo/hija a ir al baño

Parece una tarea difícil, pero es posible si ambas partes se esfuerzan para alcanzarlo. Como padres se ansía mucho el momento para que los hijos vayan al baño por sí solos. 

 

Vas a encontrarte con mucha resistencia, pero el trabajo en equipo ayudará a conseguirlo. Puede que el niño/niña de vez en cuando moje por accidente la cama, pero no debe alarmarte, el apoyo como papá y mamá va a ayudar a superar esta etapa, porque para ellos tampoco es fácil el cambio. 

 

Despedir el pañal e ir al baño, día a día

 

Sabemos que esto es un proceso, el bajar y subir los pantalones, tirar de la cadena, lavarse y secarse las manos, etc. Todo debe incorporarse como un hábito para los pequeños. 

 

Primero debes preguntarte: ¿Mi hijo/hija está preparado física y mentalmente para enfrentar este momento? ¿Cómo lo acompaño a lograrlo sin fallar? Es importante no presionar el desarrollo para que no parezca frustrante para ambos lados. 

 

Señales de que ya puede ir al baño

 

A partir de los dos años, los músculos esfinterianos comienzan a estar bajo control voluntario del pequeño y ya sabe diferenciar el movimiento vesical y rectal. Incluso ya sabrá las diferencias, sobre todo iniciará a incomodarse por tener el pañal sucio. En este momento ha ganado la independencia en las decisiones de su cuerpo y necesidades. 

 

Prepara todo

 

El inodoro normal es más grande para el bebé y puede atemorizarlo. Por ello, debes tener una bacinica en casa. Puedes mantenerla en el cuarto, en la sala o lo más cercano posible, esto para que se familiarice tanto de la presencia como del uso. De vez en cuando puedes vertir las heces del pañal para que sepa cuál es su uso.